ESPEJOS MIGRANTES

“De las fronteras externas a las fronteras internas”

Tras recorrer muchos kilómetros y traspasar fronteras físicas en las que nos confrontamos a realidades deshumanizadas, dónde el colectivo migrante lucha por sobrevivir y encontrar una vida con libertad y seguridad… empezamos un viaje interno tomando consciencia de nuestra responsabilidad en todo esto.

¿Qué hay de las fronteras externas en mi interior?

¿Qué fronteras hacen que no me sienta parte de la crisis migratoria?

¿Recuerdo mi historia migrante o la de mis ancestros/as?

Con preguntas reflexivas, guiaremos un viaje a través de las fotografías dónde explorar nuestro interior para tomar consciencia de motivos importantes que tienen que ver con el vacío existencial, la pérdida del sentido y la confusión mental.

Tenemos una oportunidad para sembrar con creatividad el cambio social.

El primer paso está en la consciencia interna.

“Sé parte del hilo rojo que nos recuerda que todas y todos somos una”

Nuestro encuentro con el muro (Tijuana)

Tras largo tiempo de camino nos topamos con un muro, que nos hace parar de caminar y saltar al vacío.

“Nuestro verdadero viaje empezó cuando tomamos consciencia de que el muro externo habitaba en nuestro mundo interno”

Atardecer en el muro (Tijuana)

Mientras el Sol se esconde, muchas almas arriesgan sus vidas a diario en busca de una luz de esperanza y libertad.

“Se trepa una frontera por necesidad, no por diversión o por molestar”

Contraste fronterizo (Tijuana)

En la misma arena, de la misma playa, al mismo instante… En la orilla se escuchan risas de dos chicas sonriendo a la cámara mientras nadie quiere escuchar el llanto de frustración de una familia tras su deportación.

“Yo no les pido que abran las puertas de la frontera, solo les pido que abran las puertas de sus corazón”

A la espera (Tijuana)

Miradas profundas con transparencia nos abren las puertas de sus almas. Esas mismas miradas son juzgadas con desconfianza por falta de humanidad y carencia empática

“Mi sueño ya ha acabado, me doy cuenta de que el peso de la familia es superior, me regreso a mi casa”

Te regalo mi esperanza (Tijuana)

Maestros caminantes que superan la crueldad de sus días regalando esperanza desde su arte, sembrando semillas de hermandad y frutos de abundancia para la comunidad. 

“Les regalo una rosa, las he hecho yo con mis manos”

Tristeza con fe (Tijuana)

Con el peso de la responsabilidad y el deber en cada uno de sus pasos, las lágrimas son reprimidas y encarceladas en el camino del migrante.

“Gracias, hacía más de siete años que no lloraba”

Infancia desgarrada (Tijuana)

Oscuridad plasmada en la tierra sin nombre ni historia, neumáticos sin carretera ni rumbo acompañan a una infancia desgarrada. Cruel bienvenida a un albergue sin salida.

“A las puertas de un albergue de Tijuana a media hora del centro de la ciudad”

Infancia migrante (Tijuana)

Un abrazo de pureza y humanidad les sostiene el sueño de ser “spidermans” y salvar al mundo entero…mientras el mundo pinta con la paleta de grises hostiles su infancia migrante, su infancia olvidada entre tanta miseria humana.

“Nos pasamos el día corriendo, pero no nos dejan ir muy lejos”

Sweet Gril (Tijuana)

Una dulce niña atorada en Tijuana, esperando a que abran las puertas de la frontera. Mientras, un vacio sin escuela, sin decisión ni opción. Sin alternativa más que la espera indefinida.

“Después de curzar Guatemala y México lleva más de tres meses en Tijuana sin poder ir a la escuela”

Sufrimiento oculto (Hermosillo)

Traspasando las creencias limitantes que la sociedad le impone, lágrimas y ternura son liberadas desde lo más profundo de su alma siendo un mensaje de compasión para un mundo opresor.

“Nunca pensé que volveria a recordar aquella tarde en el parque cuando tenía cinco años”

La Bestia es muy dura (Caborca)

Tras la Bestia se esconden almas huyendo por amenazas, tapando sus caras en busca de una seguridad anhelada.

“Me gustaria que todos aquellos que nos juzgan vivieran las amenazas que nosotros vivimos en nuestro país”

Quemando la espera (Caborca)

En la oscuridad de la noche, el fuego comunitario calienta el frio del alma… esperando el momento de saltar al tren de carga, arriesgando sus cuerpos por libertad y abundancia.

“Aquí la noche es peligrosa, por eso nos intentamos juntar alrededor del fuego esperando a que pase la bestia”

Muerte en el camino (Caborca)

Vías cargadas de esperanza, también de muertes y amenazas.

“No le deseo a nadie viajar en este tren…yo pensaba que me moriria”

¿Albergues? (Tijuana)

Presente encarcelado en carpas, presente atormentado por la incertidumbre del mañana.

“Tenemos frío y poca comida, pero lo peor es la incertidumbre de que nos puede pasar mañana”

Viaje hacia dentro (Hermosillo)

Relajando el cuerpo florecen las emociones oprimidas que hiernaban en las entrañas de sus miedos más temidos.

“Inspirar, expirar….relajar el cuerpo mientras tomaís consciencia de cada parte de vuestro cuerpo”

Desayunador compasivo (Culiacán)

Con la constancia del día a día y sin ruido, muchas son las mujeres que entregan su tiempo y sus fuerzas para servir a almas hambrientas de amor y compasión.

“Vivir para servir y servir para vivir, este es mi mensaje para el mundo”

Reflejos fronterizos (Tijuana)

Como un reflejo en el agua, la frontera muestra en el aire los límites internos que escondemos en nuestros corazones.

Tras la máscara todas somos lo mismo (Guadalajara)

Tras el desnudo de la máscara nuestros corazones hablan en son de paz el mismo lenguaje de familia y hermandad.

Rompiendo límites internos (Tijuana)

Tocando el alambre fronterizo, nos adentramos en nuestro propio laberinto de miedos y fracasos, en los muros internos que cada una esconde entre sus creencias limitantes.

El hilo rojo que une nuestros corazones (Tijuana)

El hilo rojo nos recuerda el valor de la comunidad, la magia de sentirse en familia lejos de tu hogar de origen.

Presencia (Tijuana)

En presencia, acompañando y reflejando nuestro propio dolor, transmutando este con aceptación.

Del vacío a la acción (Tijuana)

Empezamos un viaje externo con nacimiento en el interior. Tras sostener el vacío llegó la creación y Helix Libera comienza su acción. En ruta de Tijuana a Honduras.

Tejiendo el hilo rojo (Tijuana)

Encontramos la riqueza de la diversidad en el arcoiris de la calle, y así redescubrir que todas y todos vibramos en la sinfonía de la empatía, la compasión, la hermandad y el amor.

Pintando muros (Tijuana)

La inocencia y el color de la infancia no entiende de muros que separan. En la infancia, el muro es un soporte para pintar sueños y esperanza.

Magia en el muro (Tijuana)

El camino de la Magia no entiende de fronteras, la magia expande y traspasa barreras, la magia se siente y se comparte desde profundas sonrisas internas.

Volando entre fronteras (Tijuana)

Conectando con nuestra niña interior, nos brindamos a las calles para compartir el aleteo de nuestro vuelo libertario con mensajes de amor y esperanza.

Del gris al color (Tijuana)

La magia de la inocencia brinda a corazones soñadores dibujar sus ilusiones y olvidarse por un instante de sus días incesantes.

Del color al corazón (Tijuana)

Un mensaje de pureza, genuino e improvisado dentro de una situación extrema. Qué gran maestra… la pequeña gran inocencia…

Pintando magia (Tijuana)

La magia rencontrada de una infancia olvidada, una nariz coloreando la realidad deshumanizada.

El tren de la alegría (Tijuana)

El tren de la alegría, el tren de la ilusión, que en situaciones vulnerables nos regala con imaginación, un mundo soñado lleno de amor y compasión.

Abrazando a la magia (Tijuana)

 Con la mano ardiente de amor e ilusión, nos miramos a los ojos sintiendo la magia latente en nuestro corazón.

Esperanza en la bestia (Caborca)

Con tanta crueldad en sus espaldas la fe les guía en su camino de ilusión y desesperación, encontrando la fuerza en el cielo y la superación de sus huellas libertarias.

Mensajes entre vías (Caborca)

Siendo una sombra más entre la hostil tierra de la Bestia, caminantes siguen sus pasos al compás de mensajes de hermandad, luz y comunidad.

“Cartas escritas por mujeres, niñas y niños migrantes en Tijuana y leídas por migrantes de tránsito en Caborca”

 

El arte no tiene fronteras (Caborca)

El abecedario del arte no entiende de limitaciones. Florece la voluntad y entreteje a la comunidad, con alegria e interna libertad.

“Casa para migrantes en Caborca, al lado de las vias de la Bestia”

Liberando entre espejos (Tijuana)

La terapia es un reflejo entre espejos, de heridas semejantes y recuerdos estresantes… heridas que necesitan ser abrazadas y escuchadas, para poder liberarlas.

“Terapia grupal de liberación emocional en una de las casas para migrantes en Tijuana”